sábado, 26 de mayo de 2018

Agua

Creo que finalmente me he habituado a dibujar y pintar un poco las cosas que me llaman la atención en el día a día. Eso llevó a que alguien me pida una "comisión". El tema era una oración de agradecimiento con el tema del agua como fondo. En cristiano, una imagen de Dios o del obrar del Espíritu suele estar vinculada con el agua (el agua del espíritu que renueva, que da vida, que limpia, que alimeta, etc.). 



Me costó algo de trabajo hacer las manos (no lo logré del todo) y me llamó mucho la atención intentar hacer un cielo de fondo para las gotas de lluvia que caen en la primera imagen. Pintando las dos primeras imágenes creo que comencé a entender qué dicen cuando hablan de "valor" respecto a la intensidad de los colores.

El hobbie de, ya no solo dibujar, sino pintar un poco lo que uno ve, piensa, investiga o lee, va siendo un hobbie grato y sencillo (si uno está dispuesto a andar con un canguro todo el tiempo a mano para aprovechar los momentos que uno encuentra o se busca para ello). 

Los dones del Espíritu Santo

Pasó Pentecostés en el tiempo pero no en el texto y la atención. Por aquí dejo otra referencia importante: el texto base desde el cual, en lo posterior, la Iglesia Católica hablará sobre los dones del Espíritu Santo. El texto está en el Antiguo Testamento en el libro del profeta Isaías, capítulo 11. Lo copio a continuación para compartir y también para dejarlo sentado como referencia rápida. La Biblia de la que lo he copiado es la versión on-line de la Biblia de Nuestro Pueblo/del Peregrino de Luis Alonso Schokel. Retoqué algunas palabras que no son comunes por otras que están en la Biblia de Jerusalén versión portuguesa (tronco por tocón, raíz por cepa) o por otras que encontré más adecuadas al sentido del texto y el lenguaje de la época (rama verde por vástago, por ejemplo) de acuerdo a mi clase de libros proféticos con Jaldemir Vitorio sj .
Pero retoñará el tronco de Jesé,
   de sus raíces brotará una rama verde
  sobre él se posará el Espíritu del Señor:
   espíritu de sabiduría e inteligencia,
   espíritu de consejo y fortaleza,
   espíritu de conocimiento y respeto del Señor.
  Lo inspirará el respeto del Señor.
   No juzgará por apariencias
   ni sentenciará sólo de oídas;
  juzgará con justicia a los desvalidos,
   con equidad pronunciará sentencia en favor de los pobres de la tierra;
herirá a la tierra con el bastón de su boca
y con un soplo de sus labios matará al impio.
La justicia será su cinturón
   y se ceñirá como fajín la verdad.
  Entonces el lobo y el cordero
   irán juntos, y la pantera
   se tumbará con el cabrito,
   el novillo y el león engordarán juntos;
   un chiquillo los pastorea;
  la vaca pastará con el oso,
   sus crías se tumbarán juntas,
   el león comerá paja como el buey.
  El niño jugará en agujero de la cobra,
   la criatura meterá la mano
   en el escondrijo de la serpiente.
  No harán daño ni estrago
   por todo mi Monte Santo,
   porque la tierra se llenará
   del conocimiento del Iahweh,
   como colman las aguas el mar.
Recuerdo la primera vez que leí este texto con más atención (tal vez hace unos 10 años) y la honda impresión que me causó. En esa ocasión me pareció comprender que de ahí salía "la lista" de dones que nos enseñan a recitar y tener presentes y creí percibir ese viso de esperanza que el profeta deseaba comunicar. Me produjo ese sentimiento de que esas características eran importantes y que yo desearía tenerlas para hacer el bien* y, a la vez, de que otros debían conocer tan desesperada y bella esperanza.


Ahora voy conociendo un poco más el contexto de los profetas y del pueblo de Israel y solo puedo imaginar y sentir, tal vez con mayores bases, lo decantadas y esperadas que tienen que haber sido aquellas cualidades y palabras. Tal vez en algún momento "dé" para escribir sobre Isaías pero por ahora me limito a transcribir aquí ese texto.

* Es curioso, recordaba desde la mirada de Charles Taylor que para los antiguos, al menos en el mundo griego, el bien era algo que uno deseaba hacer porque era bueno (percibido y sentido como bueno). Creo que este texto, en contexto palestino, también invita o logra lo mismo. En Taylor hay toda una narrativa sobre los cambios en la percepción del bien, tal vez algún día me pueda sacar el tiempo para releer sobre ello y decir alguna buena cosa al respecto.

lunes, 21 de mayo de 2018

Martin Gardner

Sin querer queriendo me he topado con que mañana se cumplen años de la muerte de Martin Gardner, un matemático oriundo de los Estados Unidos, conocido por su participación en las revistas Scientific American y Skeptical Inquirer. Supe, luego, que su fama en la primera venía de ser un gran difusor de Matemáticas Recreativas. Yo lo conocí, a mis 20 y picos, por sus artículos contra la pseudociencia (línea del Skeptical Inquirer) y por otros (tal vez recopiladas de la Scientific American en el gran libro "Orden y sorpresa") en donde me maravillaba con sus observaciones matemáticas relativas a la naturaleza. 

Debo admitir que, aunque lo podía leer , no podría decir que entendía del todo aquello que decía (en el sentido de no solo seguir la lectura con gusto sino exponerlo). Sin embargo, despertaba mi interés. Me hizo sentir que, efectivamente había algo en las matemáticas que valía la pena conocer y que eso me permitiría observar mejor y maravillarme aun más del mundo que nos rodea y nos trasciende. 

Martin Gardner (1914-2010)

Aun no conozco a un profesor de matemáticas en mi país que haya conocido de su existencia, pero en mí tiene ganado a un divulgador. Gracias, Martin.

domingo, 20 de mayo de 2018

Iglesia y negligencia

Normalmente hay tantas polémicas locales que dedicarse a denunciar o visualizar la información sobre alguna es tiempo perdido por tres razones: la primera, ya hay mucha gente haciéndolo en el mismo círculo que uno tiene cerca; dos, creo que "nos encanta" la polémica (vamos de una a otra y luego, las olvidamos) y tres, uno de los que creo que son nuestros errores culturales es participar tanto de divulgar superficialmente las cosas que dejamos libre la cancha de hacer cosas importantes respecto a esos mismos problemas. Ya he dicho en varios lugares mi postura al respecto.

Dejo por un momento esa postura y comparto un Follow Up más público de estos dos links: El primero es la gran investigación de GK sobre abuso sexual y negligencia en la Iglesia Católica en Ecuador. El segundo, es una reflexión más amplia de Juan Pablo Albán sobre el comportamiento de la Iglesia Católica a nivel mundial sobre el tema.

¿Por qué los hago "más públicos"? 1. Porque merecen ser consultados con frecuencia y facilidad. Las otras redes de las que participo hacen ese acceso más complicado (y, por lo tanto, más difíciles de divulgar cuando alguien con quien uno conversa queda interesado) y, 2. Porque hay una errada comprensión de cómo se debe proceder respecto al tema en el mundo católico. Se suele creer que fidelidad a las creencias y a la institución ("todos somos miembros de una Iglesia santa y pecadora"), tiene que ver con guardar silencio sobre temas complejos y graves como estos y no es así. Es casos como estos la profundidad de la denuncia, la falta de temor y la visibilización ágil de esta información es importante para los implicados y para la propia institución. Por supuesto, la información debe ser pertinente, veraz y profunda y creo que estas cubren esos requisitos.

No voy a dedicar líneas a "no todos los sacerdotes son así". Por supuesto que no lo son (veo aparecer ese defensa todo el tiempo en redes y, sin querer o queriendo, se vuelve un modo de desviar la atención), ese no es el tema. 

1. Una decena de acusaciones de abuso sexual en una iglesia católica de Guayaquil sigue sin resolverse - Equipo GK:
https://gk.city/casos-abuso-sexual-en-iglesia-catolica-de-guayaquil-sacerdote/

2. Sacramentar el abuso - Juan Pablo Albán:
https://gk.city/2018/05/13/iglesia-abuso-sexual/